Políticas de Restaurante LPV

Para la elaboración de los alimentos se usan siempre ingredientes frescos, nada de lata ni paquete, sin cubos de sabor, salsas ni sopas en sobre. Las frutas, verduras y carnes se compran frescas el día que se van a usar. Esto, por supuesto, hace que pueda haber cambios de último minuto en el menú establecido según la disponibilidad de los ingredientes.

Los niños de K2 hasta 2 de primaria encuentran sus almuerzos servidos cuando llegan a la mesa. Dado que nuestro restaurante es campestre, cada puesto es cubierto por una tapa especial para conservar la temperatura y evitar la contaminación del plato por insectos, hojas o polvo. Debido a esto, es posible que los platos estén tibios cuando los niños se sientan a almorzar, sin embargo, esta medida evita quemones, regueros y los demás inconvenientes que surgen si permitimos que los niños más pequeños lleven sus propias bandejas. 

Aparte del almuerzo, los niños de kínder 2 a 2 de primaria obtienen un refrigerio de jugo de fruta y aporte de carbohidratos lácteos 1 vez por semana, porción de fruta a diario. Los refrigerios de los viernes son reforzados para los niños de primaria para compensar que el viernes no almuerzan en el colegio.  

De tercero de primaria en adelante los niños deben acercarse a la barra y pueden elegir de entre 2 opciones de proteína (sujeta a disponibilidad), barra de ensalada libre y jugo natural.

Si un estudiante tiene restricciones alimenticias por motivos médicos, el padre de familia puede acercarse al director de grupo con la orden médica y los requerimientos, y el colegio los apoyará en la medida de nuestras posibilidades.